Somos Líderes Educativos

abril2, 2019
by admin

LÍDERES EDUCATIVOS COMPETENTES

En los tiempos actuales, los líderes educativos no tenemos   las mismas cualidades que en el pasado. Hace unas décadas, el liderazgo estaba asociado a la capacidad de gestionar, de mandar, de dirigir; en otras palabras, al ejercicio de la autoridad institucional reconocida y aceptada por los otros. Ahora ese perfil no funciona y se  califica de una manera diferente a la del líder. Entonces, ¿qué funciones debe de ser capaz de asumir un buen líder educativo en estos tiempos de cambio? ¿Y cuáles serían las cualidades que nos permiten considerarnos competentes o, sencillamente, líderes educativo? El texto siguientes intenta responder a cada una de estas preguntas.

LIDERAZGOS COMPETENTES

Las funciones que desarrollamos dentro del colegio para lograr un liderazgo dinámico y orientado a mejorar la calidad de la enseñanza las resumiremos en las cinco siguientes: participación, orientación hacia el aprendizaje, dedicación al bienestar de sus alumnos,, preocupación por la incorporación de la tecnología, dinamización de la cultura escolar, implicación en el desarrollo profesional de los docentes.

  • PARTICIPACIÓN

Compartimos nuestro liderazgo para conseguir multiplicarlo en todos los niveles de la organización. Siendo un liderazgo participativo o distribuido.


¿A qué nos referimos de forma más concreta cuando hablamos de liderazgo distribuido?


El liderazgo compartido lo entendemos y ejercemos, de tal manera que  promovemos personas y grupos de docentes capaces de realizar tareas y responsabilidades con iniciativa propia, por lo que consideramos que un docente con estas características está asumiendo un papel de liderazgo.

Conseguirlo no es una tarea sencilla, así que hemos desarrollado un modelo de organización escolar capaz de crear las condiciones adecuadas para que exista esta colaboración compartida. Por una parte,  nuestro equipo directivo establece formas flexibles de funcionamiento, delegando responsabilidades, apoyando las iniciativas de los docentes, y facilitando la comunicación y la cooperación entre unos y otros.

  • ORIENTACIÓN HACIA EL APRENDIZAJE

La calidad de la enseñanza se mide, en última instancia, en lo que aprenden los alumnos y— en estricto sentido, en cómo enseñan nuestros docentes, cuánto tiempo están los alumnos en la escuela y qué y cómo aprenden al término de la jornada escolar, es decir, en la familia o en otros entornos educativos. Estamos preocupados de que los alumnos dispongan de las mejores condiciones para aprender.


Dedicamos una parte imparten de nuestros esfuerzos para apoyar las buenas experiencias didácticas, generamos actividades de formación y de reflexión compartida y a facilitamos la colaboración entre los diferentes líderes educativos


Queremos lograr un modelo de organización y de funcionamiento en el que todos los miembros de la comunidad educativa –alumnos, profesores y familias- disfruten de las mejores oportunidades para aprender y tengan condiciones para aprovecharlas.

  • DEDICACIÓN AL BIENESTAR DE LOS ALUMNOS

El logro del bienestar emocional de los alumnos es uno de los principales objetivos del Colegio Ciprés . ¿A qué nos referimos con bienestar emocional? Nuestra tarea es asegurar los medios y las estrategias adecuadas para garantizar este objetivo a todos los alumnos, lo que se traduce no solo en que sea uno de los objetivos de la actividad educativa, sino también en cuidar de manera especial los posibles factores de riesgo en la escuela y aquellos otros que tienen una función protectora del bienestar de los alumnos. Por ellos promovemos   iniciativas y  detectamos problemáticas rápidamente antes de poder  lesionar el bienestar de los alumnos, entre las que hay que destacar el bullying.

  • PREOCUPACIÓN POR LA INCORPORACIÓN DE LA TECNOLOGÍA

Estamos inmersos en la sociedad de la información y de las tecnologías, una realidad que no puede estar al margen de la escuela, ni de los procesos de enseñanza que empleen nuestros líderes educativos, ni de las formas de aprender de los alumnos. La utilización de las tecnologías no puede ser vivida por los estudiantes como una gran herramienta fuera de la escuela, pero como algo ajeno cuando están en ella. Acostumbrados a ellas, los alumnos se sienten extraños cuando han de enfrentarse con sistemas de aprendizaje anclados en modelos anteriores a la era digital.

Aprovechamos las oportunidades que ofrecen las tecnologías de la información en todas las dimensiones del funcionamiento de la escuela.


Integramos la utilización de los diferentes medios tecnológicos en nuestras prácticas habituales de enseñanza.


  • DINAMIZACIÓN DE LA CULTURA ESCOLAR

La dinámica cultural dentro del colegio influye dentro de los procesos de enseñanza. Dentro del colegio tenemos nuestro sello de creencias, valores, normas, sentimientos, expectativas y relaciones que mantiene la comunidad educativa, en especial nuestros líderes.


La cultura del Colegio Ciprés explica en gran medida lo que sucede dentro de nuestros salones de clase.


Tomamos siempre una actitud positiva  ante el cambio, la innovación y la mejora del funcionamiento del colegio. Creemos que las  reformas son para lograr una mejor educación dentro del aula, es por ellos que implementamos nuevos proyectos

Somos líderes educativos y somos  responsables del trabajo de cada profesor y de la gestión de los temas laborales del colegio.  Por lo que trabajamos siempre juntos directivos líderes y docentes líderes para llevar al colegio a una mejor posición, cultural, educativa, artística y deportiva.

 

  • DESARROLLO PROFESIONAL DE LOS DOCENTES

Impulsamos los procesos de formación, de evaluación y de desarrollo profesional, además de las condiciones básicas para el ejercicio de la docencia.

¿Qué pueden hacer los líderes escolares para apoyar el desarrollo profesional y el bienestar de los docentes?

Apoyamos una cultura escolar colaboradora, en la que los docentes se sientan ayudados, en la que haya un creciente conocimiento mutuo y en la que existan cauces para resolver las tensiones y las divergencias entre unos y otros.


Año con año invertimos en capacitaciones académicas y de desarrollo personal para que nuestros docentes tengan herramientas emocionales y tecnológicas para llevar sus clases al siguiente nivel. 


Nos  preocupamos por favorecer la formación de cada  docentes, ofrecemos tiempos para la reflexión colectiva y de animamos y apoyamos las iniciativas innovadoras de los profesores interesados.

 

Bibliografía

  • Ávalos, B. (2011). El liderazgo docente en comunidades de práctica. Educar. 47 (2), 237-252.
  • Ball, S.J. (1987). The micro-politics of the school. Towards a theory of school organization. Londres: Methuen (ed. cast.: La micropolítica en la escuela. Hacia una teoría de la organización escolar. Madrid: Paidos-MEC, 1989).
  • Hopkins, D. (2010). Every school a great school. Realising the potencial of system leadership. En A. Hargreaves, A. Lieberman, M. Fullan, y D. Hopkins. (eds). Second International Handbook of Educational Change. (pp. 741-764). London: Springer.
  • Leitwood, K., Jantzi, D. y Steinback, R. (2009). Changing leadership for changing times. Maidenhead: Open University Press.
  • Marchesi, A. (2007). Sobre el bienestar de los docentes. Competencias, emociones y valores. Madrid: Alianza.
  • Marchesi, A. y Martín, E. (2014). Calidad de la enseñanza en tiempos de crisis. Madrid: Alianza.

 

Líderes educativos, List

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *